El porqué de las 5 comidas al día: Apetito, glucemia, lipemia y saciedad.

Si nuestro organismo fuese perfecto, y nuestra ingesta de alimentos se limitara exclusivamente a la obtención de la energía gastada, no habría problemas de sobrepeso, la gente no comería en exceso y gran parte de los problemas de los problemas de salud que hay en el Norte no existirían. Pero nuestras conductas se escapan a la norma, y afortunadamente, los alimentos nos producen placer al comerlos, mediante una respuesta de refuerzo hedónico (cuyos mediadores son los mismos que en la adicción a las drogas), el cuerpo permite garantizarse un aporte decente de comida gracias a las “palmaditas en la espalda” que nos aportan la Insulina y la Leptina.

Relacionando un poquito la fisiología, y en especial los conceptos de “glucemia”, “lipemia”, “saciedad” y “apetito” se puede dar una justificación lógica a por qué se recomienda tomar 5 comidas al día.

Entrada

En marcha la 1ª Edición del Carnaval de Nutrición y Dietética

OpinionesCada día somos más las personas que nos animamos a divulgar por toda la red y a dar a conocer con nuestros blogs la Nutrición y la Dietética; de hecho, la actividad entre algunas webs de nutrición es fluida, estando en contacto y dejando nuestros pareceres en las redes sociales. Parece por tanto, que es un buen momento para dar un paso más y animarnos con una iniciativa bastante común y atractiva en la blogesfera, se trata de los “carnavales“.

¿Qué es un carnaval?
Al margen de lo chocante que pueda parecer el nombre, los carnavales son eventos regulares temáticos que realizan diversos grupos de blogs durante el año.

De esta manera, el carnaval Biología, el de Química, o el de Física cuentan con una dilatada experiencia a sus espaldas, y se han convertido en un punto de encuentro de blogs de muchas disciplinas.

Entre las bases de un carnaval se suelen encontrar las siguientes directrices:

Alimento bueno o malo

La falacia de los alimentos buenos y malos

Alimento bueno o maloEn una sociedad en la que el tiempo es imprescindible y las respuestas están a un click de distancia, la satisfacción de nuestras incógnitas muchas veces se exige que sea veloz y simple” Esto dificulta en muchas ocasiones tener una visión global, crítica y responsable de lo que nos rodea, y el consumidor de información lo que quiere saber es:
¿Pero es bueno o malo? ¿Puedo tomar de eso? ¿Entonces me lo compro o no?

Es muy común encontrarnos artículos o extractos que cogen un alimento y lo someten a una auténtica pasarela, lo marean lo extrujan, zarandean, adulan, critican e incluso se recrean en sus características. El resultado: Una panacea en forma de alimento o el peor de los demonios culinarios.

Es curioso que se lleguen a semejantes conclusiones cuando en realidad lo que determina la expresión de las características saludables es el conjunto de exposición a la dieta; y más aún cuando la nutrigenómica y nutrigenética se desmarcan como realidades actuales, la respuesta individual a los alimentos ya no es cosa del futuro, estamos inmersos en ella.

La lactancia materna es la mejor opción

¿Cómo reducir la presencia de contaminantes en la leche materna?

La lactancia materna es la mejor opciónLa Asociación Española de Pediatría en su documento de alimentación del recién nacido sano nos dice “todos los recién nacidos tienen derecho a recibir la leche de su madre y estas a su vez a recibir el apoyo para sus lactancias “. En esta situación está ahora mismo Mario, y muchos otros niños que se enfrentan a sus primeros meses de vida. Para este periodo de tiempo la recomendación general es la de amamantar al niño los seis primeros meses de vida y desde ese momento entrar paulatinamente con el Beikost.

Los beneficios de la leche materna son tan innumerables que nombrar unos pocos sería hasta injusto para ella, y no entendiéndolo sólo en materia de salud para el recién nacido, también a nivel afectivo y para la propia madre. Los estudios, las tesis, los libros y los manuales lo evidencian. Y hasta las empresas que comercializan fórmulas infantiles están sujetas a tener que reconocer esta realidad, de manera que la promoción de la lactancia materna es de las intervenciones más agradecidas y útiles que podemos hacer en salud pública.

Hablar de los beneficios, la composición nutricional o la manera en la que llevar una adecuada lactancia no sería muy novedoso, de manera que desde esta entrada vamos a abarcar un tema que está a la orden del día, y es la acumulación xenobióticos en nuestros entornos, nuestra comida y de ahí el paso a la leche materna.

En primer lugar, matizar que a día de hoy a pesar de encontrar contaminantes en la leche materna, (esto es un síntoma de contaminación ambiental) sus beneficios son notablemente superiores al perjuicio de esta presencia exógena en su composición, de manera que sigue siendo la primera elección y los beneficios de los lactantes son aún mayores que los niños alimentados con fórmula. El hecho de que se den estos datos a nivel público es debido a que por la composición lipídica de la leche, esta es un indicador de contaminación, (debido a que la mayoría de los tóxicos son liposolubles)y no tanto por suponer un riesgo para la lactancia. Además, la transmisión de estos mismos tóxicos es más importante a nivel placentario durante la gestación que durante el amamantamiento (Children’s health and the environment).

Anuncio Pediasure

Análisis publicitario de un suplemento nutricional (Pediasure)

Anuncio PediasureComo define mi colega y amiga Mari, “un anuncio espeluznante” (que podéis ver pinchando aquí o en la foto), una muestra más del incesable bombardeo publicitario que sufrimos en nuestros hogares,  para crear necesidades y ofrecer una “alternativa” alimentaria, que no puede ser entendida como tal. Nos encontramos lo siguiente:

-Aparece una madre preocupada por la alimentación de su hijo.
-El niño reniega y rechaza comer un plato tradicional (aparecen unas lentejas).
-Se asocia el conflicto de la comida a un alejamiento madre-hijo.
-La madre tiene que recurrir “forzosamente” a “cualquier cosa”´(Aparece un dulce).
-“¿Cómo voy a ser una mala madre dando alimentos “malos?”
-Justifica de esta manera recurrir a un suplemento nutricional.
-Conceptos que venden: “completo”, “equilibrado”, “nutrientes esenciales”, “desarrollo”.
-Se muestra una preparación fácil frente a “la pelea de la comida”.
-Momento de alegría en la cama, reencuentro madre-hijo.
-Crece un palmo porque se le han quedado pequeñas las sábanas.
-Por último eslogan que vende tranquilidad.

Conversación con un producto milagro

NOTA: [El siguiente extracto corresponde a una visita a la fábrica de una conocida empresa alimentaria que realizamos en la UGR la semana pasada un grupo de estudiantes e investigadores universitarios. Durante la presentación la empresa compartió aspectos de su gestión, normativas ISO y algunos de sus productos, tras la cual se abrió una ronda de preguntas].
Es texto puramente enunciativo, que cada cual saque sus conclusiones.

P: Hola buenos días, querría preguntar un aspecto relativo al proceso de creación de un nuevo producto por parte de vuestra empresa, concretamente a cuando deciden añadir una suplementación a vuestros complementos alimentarios.
Por ejemplo, cuando están un día reunidos en I+D pensando nuevas estrategias, llega el momento en el que algo os empuja a añadir a vuestros productos Ginseng, Fósforo o Jalea Real entre otros.
Concretamente la suplementación con esas sustancias y sus efectos está un poco en entredicho, imagino que el motivo de adicionarlos es que a nivel social están bien considerados. ¿Además de esa percepción, hacéis estudios para comprobar que vuestro producto tiene un efecto en concreto?
R1: A ver, claro que nos fijamos en el mercado, nosotros repasamos la bibliografía antes de hacer un producto, sacamos ideas, hacemos un estudio de mercado… ¿Te refieres a eso?

¿Cómo freir un alimento? Aspectos de una buena fritura

Freir requiere más consideraciones allá de sumergir los alimentos en aceite, calentar y esperar. No todos los alimentos tienen que ser sometidos a la misma fritura y la técnica requiere tener en cuenta distintos aspectos. Entre las condiciones más importantes habrá que observar las siguientes:

  1. La protección del alimento
  2. Temperatura del aceite
  3. Cantidad y tipo de aceite

1) Protección del alimento (Empanar, rebozar, enharinar):
En esta condición tenemos dos posibilidades, la de freir el alimento tal y como se nos presenta (desnudo) o con una protección, por lo general (empanándolo, rebozándolo o enharinándolo).
Muchas veces nos preguntamos a la hora de realizar un plato ¿Por qué rebozamos un alimento? Estas protecciones cumplen el objetivo de proteger al alimento evitando que se rompa y minimiza las pérdidas de agua, ya que la harina-pan absorbe aquella situada en superficie. Si la fritura se hace a una temperatura adecuada esta capa protectora además evitará la absorción de mucho aceite por parte del alimento.

12 consejos de alimentación para adquirir en año nuevo

Entre los proyectos de año nuevo frecuentemente abocados al fracaso, es común encontrar compromisos personales que se refieren a nuestra salud, probablemente en el podio se encuentren dejar de fumar, hacer más ejercicio o comer mejor. Algunas de las razones por las que estos proyectos no llegan a buen puerto son falta de planificación, ausencia de consulta a profesionales o cambios muy bruscos en nuestro comportamiento.

Aquí comparto una serie de ideas que pueden ayudarnos en este nuevo año a comer mejor y en definitiva tener una alimentación más responsable. Son una serie de pautas muy concretas y tangibles que pueden servir de guía a aquellas personas interesadas en cambiar su forma de alimentación gradualmente.

1) Empezar el año sin “purgas” o “castigos”.
Si hemos tenido excesos navideños tenemos que evitar la tendencia de compensar de manera exagerada nuestros errores, no se deben contrarrestar prácticas de alimentación poco saludables por exceso por otras poco saludables por defecto. Es mejor hacer una adaptación progresiva y planificada. Paso a paso.

Genes y obesidad

De herencia: una obesidad genética

Genes y obesidadProbablemente la relación entre genes y nutrición sea uno de los temas que más posibilidades de futuro presentan, es imposible abarcar la cantidad de interrelaciones que hay entre nuestra programación genética y la alimentación. Estos fenómenos se dan en una doble dirección: la Nutrigenética (¿cómo influyen nuestros genes en la respuesta que tenemos frente a los alimentos?) y la Nutrigenómica (¿cómo influyen los alimentos en la expresión de nuestros genes?).

Las frases “esto a mí me engorda”, “tengo un amigo que come lo que quiere y no gana peso”, “me es imposible adelgazar”… aunque no son ciertas es sí mismas, tienen en ocasiones mucho fundamento, porque ninguna persona responde de la misma manera ni a un alimento (ni a un fármaco, ni a nada).

Y es que en este caso, la obesidad es una enfermedad en la que se juntan factores ambientales (lo que comemos, nuestro gasto energético…) y factores genéticos. Para desarrollar un fenotipo obeso, es necesaria una sinergia entre estos pilares.
NADIE ES INMUNE A LA OBESIDAD, Y TAMPOCO SE ESTÁ CONDENADO A PADECERLA. Al fin y al cabo vendrá determinada por un balance energético. No puedes engordar si comes menos energía de la que gastas (pura termodinámica) pero sí puedes almacenar más cantidad de energía que otra persona con un mismo alimento. Todo por predisposición genética.

Huevo

La rumorología del huevo crudo: invasión de claras en los gimnasios.

HuevoNo hay cosa más fácil para la proliferación de rumorología que las ganas de resultados rápidos, desconocimiento científico y y un ritual curioso. Probablemente recurra a un tópico muy grande, pero los gimnasios (especialmente aquellas salas de musculación) son una placa de Petri de chorradas pseudocientíficas.

Ha estado bastante extendido con el repunte mediático de la cultura de la musculación (parece que empieza a remitir) la costumbre por muchos individuos de gimnasio o deportistas de consumir huevos crudos. Es una cosa que nunca he llegado a entender, porque no le encuentro ningún interés económico detrás. Si aún fuesen proteínas en polvo, batidos hiperproteicos y demás productos sacacuartos… pues sabes que detrás hay una compañía que quiere vender una forma de vaciar tus bolsillos y de regalo sobrecarga renal, hepática y de paso desequilibra aún más una dieta occidentalizada; hay un marketing detrás de estas cosas, (esto da para otra noticia, voy a dejarlo aparcado) ¿Pero un huevo crudo? ¿Por qué?

Inexplicable, quizás en un pico de testosterona o una mala inyección de Winstrol a algún armario empotrado le dió por comerse un huevo crudo, entonces, por pura imitación, individuos de su alrededor verían causalidad donde sólo había correlación y ¡pum! huevo crudo al canto.

Puede que alguien esté pensando “a lo mejor en el huevo crudo hay algo que se pierde si lo cocinas”. Pues sí, lo hay, pero no deja de añadir al carro de la evidencia más razones sobre esta disparatada conducta. Son las siguientes: