Muertes por un trigo imaginario. La especulación que asesina

A nivel ciudadano podríamos preguntar cuáles son las causas del hambre en el mundo, escucharíamos respuestas como “sequías”, “desaparición de tierras de cultivo”, “biocombustibles” e incluso algún despistado podría hablar de superpoblación, o de que no hay suficiente comida para todos ¿seguro?. Algunos de estos asuntos analizados localmente permiten agudizar los efectos de la actual crisis alimentaria, pero no seríamos justos si los declaramos “culpables”, especialmente si hoy en día tenemos una cruel mano que mece la cuna de todo este teatro.

A algunos les sonará a carnaza conspiranoica, pero los datos están ahí, (ahí delante no, porque los medios de comunicación callan con su complicidad). Los números de Wall Street están manchados de sangre, tras la explosión de la crisis financieta la onda expansiva ha golpeado a las personas más vulnerables que no son más que números para estos desaprensivos tiburones (De acuerdo con el Banco Mundial, en 2010-11 el aumento del precio de los alimentos llevó a cerca de 70 millones de personas a la pobreza extrema). Imprescindible el artículo “How Goldman Sachs Created the Food Crisis “. No es el turno de nuestra vivienda, en esta ocasión el atraco llega a nuestra comida, ahora es otro negocio, el negocio del hambre.

Todo basado en un principio básico y lógico, y es que la comida nunca será prescindible y no podemos escapar al comer. Además enfocado en la prespectiva de que el aumento de los ingresos de países como China, India y otros emergentes desembocaría en un mayor poder adquisitivo y con ello un aumento en la cantidad-calidad de consumo alimentario.